El Amor a si Mismo…


 El joven Narciso era hijo de un dios y de una ninfa.
El adivino Tiresias había predicho en el momento de su nacimiento q el niño tendría una larga vida si lograba NO mirarse jamás en el espejo.
Por eso, sus padres alejaron del pequeño no sólo todos los espejos, sinó también todos los objetos que pudieran reflejar su imagen.
Con los años, Narciso se convirtió en un joven de una belleza INCOMPARABLE, q atraía la mirada de todos aquellos que se le cruzaban. Pero él, q jamás había visto su propio rostro, seguía su camino sin prestarle demasiada importancia al asunto.
Mientras Narciso pasaba sus días cazando en los bosques, eran muchas las enamoradas desilusionadas por la indiferencia del muchacho.Se dice incluso q una ninfa de gran belleza llamada Eco, se dejó morir a causa de tal desinterés.
Fue en ese momento que Nemesis, la diosa que combate todos los excesos, decidió vengar a las víctimas de ese desamor.
Un día de calor agobiante, forzó al hermoso Narciso, que estaba todo transpirado y sediento, a pasar junto a una fuente de aguas cristalinas.
Apenas el joven inclinó su cabeza sobre el agua fresca para beber, descubrió su reflejo y se enamoró perdidamente de su propia imagen.
Aturdido, el joven pretendió acercarse aún más a su reflejo, pero inesperadamente perdió el equilibrio, cayó en la fuente y…murió ahogado.
Cuentan que de su cuerpo nació una flor muy hermosa, que todavía HOY lleva su nombre.
F I N

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: