Samovares…


El Samovar

Símbolo de la cultura Rusa

Esta “Tetera” que templa el cuerpo y el alma, inspiró a autores como Gorki, Chejov y Tolstoi.
Cuando nos internamos en la literatura rusa; o cuando miramos esos filmes que reproducen los escenarios decimonónicos;
o, cuando disfrutamos de los avatares de personajes de Gorki,intuimos nítidamente el olor y el sabor del té que sale de una
tetera humeante, depositada sobre un curioso , y a veces enorme, aparato: El Samovar.

Como en tantos otros países, el té es una costumbre introducida por otra cultura.
Se conoce que hacia el siglo XVI,una triunfante invasión Mongólica se cobra muchos tributos de la malograda Rusia,
pero deja una huella impensada: el hábito de consumir una infusión a la que adjudicaban supuestos poderes medicinales.
Un siglo permanecieron los incómodos mongoles, por lo que los rusos ricos terminaron adoptando ciertos rituales,
entre ellos el del té.
En los siglos posteriores el hábito se incorpora a las clases populares, primero como aspiración y luego como una conquista.
Pero para alcanzar esta difusión, el té,necesitó de una vasija especial.

Como es de imaginar,los intensos fríos de las estepas dificultaban mantener caliente cualquier infusión.
Los ateridos habitantes de las ciudades rusas , solían batallar el frío bebiendo infusiones que se conservaban calientes,
en vasijas con un receptáculo para las brasas.
Se entiende que esta simple tecnología fue el soporte que permitió desarrollar el HOY POPULAR SAMOVAR.
La palabra apela a dos expresiones:”Sam”,que en ruso significa”uno mismo”, y “varitz”que su traducción es “cocinar en la olla”.
Se sabe que la incorporación de un regulador de tiraje permitió colocar el aparato con las brasas bien encendidas dentro de la vivienda,y así mantener el agua caliente por mucho tiempo.
De esta manera, el SAMOVAR institucionaliza la ceremonia del té, y la vida rusa con sus largos inviernos, comienza a girar alrededor de este aparato.

La literatura eslava refleja constantemente este ritual.
Por ejemplo,leemos a León Tolstoi:”La dueña se instaló ante el samovar y se quitó los guantes. Los invitados,tomando sus sillas con la ayuda de discretos lacayos,se dispusieron en dos grupos:uno al lado de la dueña, junto al samovar;otro en un lugar distinto del salón,junto a la bella esposa de un embajador.”
Esto que pinta el gran novelista en su inmortal Ana Karenina es hacia finales del siglo XIX, una escena cotidiana en las clases altas.
En el otro extremo de la pirámide social, Anton Chejov, en “Los Campesinos” ,relata cómo una humilde familia es despojada de su samovar por una deuda impaga:
“Embargado el samovar, la casa se tornó aún más triste.
Había algo de humillante en aquel embargo.
Diríase que con el samovar,se habían llevado el honor de la casa.
Si hubieran embargado la mesa,los bancos,los pucheros, no hubiera sido tan sensible el vacío.”

Si Bien el aparato consiste en un recipiente tapado,con asas y canilla en la parte externa y una chimenea en la central las veleidades aristocráticas de la nobleza rusa, (se sospecha), transformaron este aparato en un conjunto sobreactuado de bandeja,tetera, fuente de goteo,y precalefacción de tazas. Claro,la forma,diseño,y material con que estaba hecho el samovar, marcaba la diferencia SOCIAL, los diferentes estatus, estilos en las personas.

Así nacieron samovares para todas las necesidades.

Una familia pequeña se conforma con un samovar de cinco litros, pero en lugares públicos, como ser : escuelas,y oficinas, se apela a aparatos de hasta trescientos litros.
Realizados originalmente en latón, y a poco de andar se incorpora el de bronce y,en su apogeo surge el samovar de plata y luego los modelos de cobre niquelado.
Se reconoce que el sello”A.V.BATASHEV de Tula”, señala un fabricante de la más antigua prosapia.
Tula, una ciudad ubicada a unos 200 kilómetros de Moscú, es la cuna de la producción de SAMOVARES. Y donde por cierto, existe un museo dedicado al SAMOVAR.

Sin embargo ninguna ornamentación ni caprichoso utensillo,puede empañar el placer de estar sentado/a con un tibio té entre las manos, alrededor de un SAMOVAR humeante que…ABRIGA.

Pd:Historias y más HISTORIAS .
Copada con los SAMOVARES y… my Rusia😉

Sarah.

***************Esta entrada fue publicada el 20 abril, 2010 a las 6:52 y archivada bajo CURIOSIDADES, Símbolos Culturales con etiquetas Samovar. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del feed RSS 2.0 Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio*******************

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: