El Vuelo d Ícaro…


El Vuelo de Ícaro
(Mitología Griega)

Dédalo, el arquitecto ateniense, el hombre más ingenioso de su tiempo, a pedido del rey Minos de Creta diseñó el Laberinto, un edificio incomprensible, una trampa con innumerables corredores que daban vueltas y se retorcían, volviendo sobre sí mismos.
Allí fue encerrado el Minotauro,una temible criatura con cuerpo de humano y cabeza de toro.
Pero luego, Minos y Dédalo se enemistaron. Por eso, el rey NO permitió que el arquitecto ni su hijo Ícaro abandonaran la isla.

Para escapar de Creta, Dédalo aprovechó su espíritu ingenioso:si le cerraban las rutas de la tierra y el mar, quedaban abiertas las de aire.
Volaría sobre las aguas.

Construyó una armazón, colocó sobre ella plumas de ave en fila, ordenadas.
Las ató con hilos de lino, las pegó con cera por la parte inferior y las curvó.Pronto parecieron alas de un pájaro gigante.

Ícaro trabajó con él en la construcción del artefacto.
Cuando terminaron, el padre se ató la armazón al cuerpo y probó las alas. Y habiéndose elevado con éxito, adiestró a su hijo con el par de alas que le había hecho.

-Vuela SIEMPRE a media altura, hijo mío, que si desciendes demasiado, tus plumas rozarán las olas y, al mojarse,te arrastrarán al mar; y si remontas demasiado, el calor del sol podría encenderlas.

Cuando se elevaron, Dédalo iba adelante, moviéndose con habilidad y prudencia;de tanto en tantose daba vuelta,para ver cómo iba Ícaro.

Dejaron atrás islas y costas, hasta que Ícaro se sintió muy seguro.
El vuelo era una sensación maravillosa, de liviandad absoluta.

Un viento por allá que soplaba facilitando el avance; una corriente aquí, y descansaba planeando…
De repente, el chico sintió el impulso de subir más y más…,como un pájaro, de olvidar todo; el sol, el mar,hasta a su padre.

Solo el sereno azul del cielo mediterráneo,un azul único que lo incitaba a perderse, separado,entre los planos de un infinito sin nubes. Y elevó, descuidado de toda consideración,horadando el azul rumbo al sol.

Pero los rayos ardientes reblandecieron la cera que mantenía adherida las plumas.
Antes de que Ícaro perdido en el anhelo de ascender, se diera cuenta,las alas se deshacían;y por más que moviera desesperadamente los brazos NO podían sostenerlo.
El hijo cayó a las aguas y el padre, impotente, NO pudo ayudarlo.
Dicen que, desde entonces, el sitio donde cayó lleva el nombre de Icaria.

F I N

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: