Archive for the Cuentos Infantiles Category

Uno para Chicos : )

Posted in C U E N T O S, Cuentos Infantiles, Libros with tags on 12 agosto, 2011 by Sarah S

Ehmm, un cuento para poder dormir?
-Sí! -me respondió.
Eeeentonceees, me acordé uno d los TANTOS que mi Rey Padre (muy pacientemente) me contaba.Y…aquí les va. (aunque muchos lo conozcan les realizo un refresh de memoria :p )


La Princesa del Guisante
Del Escritor Danés: Hans Christian Andersen

Erase una vez un príncipe que quería casarse con una verdadera princesa.
Había recorrido muchos países en busca de una princesa, pero NO encontraba ninguna, ni NADIE podía decirle dónde encontrarla, por más que preguntaba.

Había estado en muchas ciudades, en muchos palacios y en muchas fiestas, y había conocido a muchas jóvenes que afirmaban ser princesas, pero ninguna era verdadera.
En aquel tiempo, algunas mujeres de buena familia se hacían pasar por princesas sin serlo, con la esperanza de casarse con un príncipe y llegar a ser REINAS algún día.
Nuestro príncipe había conocido a varias de estas mujeres, pero NO se dejaba engañar: al poco tiempo de hablar con una joven, se daba cuenta de que NO era PRINCESA.

El príncipe estaba cada día másss triste, pues pasaba el tiempo y NO encontraba ninguna princesa.
Los padres del príncipe, el rey y la reina,estaban muy preocupados por su hijo, que se pasaba las horas mirando por la ventana o paseando en silencio,sin ganas de hacer NADA.
Ya casi NO comía y se pasaba las noches en vela, suspirando por una princesa a la que ni siquiera conocía.
Viendo a su hijo cada vez más pálido y delgado, a la pobre reina se le partía el corazón y NO sabía qué hacer para consolarlo.

Una noche de tormenta, sonaron tres fuertes golpes en la puerta del palacio.
La que llamaba era una mujer envuelta en una gran capa, empapada por la lluvia,que había llegado hasta allí en busca de un lugar donde cobijarse.

El rey en persona acudió a abrir la puerta, y se quedó muy sorprendido al encontrarse frente a una hermosa joven que lo miraba sin la menor timidez, de igual a igual.
-Buenas noches, majestad- dijo la joven.
La tormenta me ha sorprendido en el bosque y,como soy una princesa, he pensado que lo más adecuado era pedir asilo en un palacio.
El rey quedó IMPRESIONADO por la belleza y elegancia de la joven, que,a pesar de estar tan mojada, todavía tenía aspecto noble y distinguido.

El rey hizo pasar a la joven y llamó a la reina y al príncipe para presentársela.
El príncipe quedó encantado al ver a aquella joven tan hermosa.
Se acercó a ella sonriendo, le besó la mano con gran cortesía.
-¡Ojalá sea una verdadera PRINCESA!- Le dijo al oído la reina al rey.
-Si- Contestó el rey-
Sería maravilloso que la suerte hubiera traído hasta nuestro palacio a la esposa adecuada para nuestro hijo; aunque, quién sabe, a lo mejor es un truco…¡Hay tantas MUJERES que se hacen pasar por PRINCESAS!

Como la joven estaba empapada, la reina le prestó uno de sus mejores vestidos.
Con el pelo seco y el vestido de la reina, cuando bajó a cenar tooodos pensaron que aquella joven tan bella y distinguida REALMENTE parecía una PRINCESA.

Era evidente que al príncipe le gustaba mucho la joven,y a ella también parecía agradarle el chico.
Pero había que averiguar si era realmente una PRINCESA.
Desde luego, lo parecía, peeero ¿cómo podían estar seguros?
Entonces a la reina se le ocurrió una idea: al preparar la cama para su invitada, puso debajo de los colchones,que eran varios y a cuál más blando, un pequeño guisante.
-Mañana sabremos si es una VERDADERA PRINCESA-le dijo luego al rey.

Llegó la hora de acostarse, y la joven se retiró a la habitación que le habían preparado.
El príncipe se acercó a su madre y le dijo:
-Madre, creo que la amo,¿será una verdadera PRINCESA?
-Mañana te lo diré, hijo mío-contestó la reina-
Depende de cómo duerma esta noche.
A pesar de que estaba muy cansada y de que en su cama había varios colchones de plumas de cisne, la joven NO hacía más que dar vueltas y vueltas, sin conseguir encontrar una postura cómoda y dormirse.

Por la mañana, la reina le preguntó qué tal había dormido, y su invitada contestó con voz quejumbrosa:
-¡Terriblemente MAL! No he pegado ojo en toda la noche…En mi cama había algo muy duro que NO me dejaba DORMIR…

Entonces tooodos se convencieron de que era una VERDADERA PRINCESA de SANGRE REAL,pues a pesar de los colchones de plumas de cisne y las sábanas de seda, NO había podido dormir a causa de la molestia del pequeño guisante escondido debajo del último de los colchones.
¡Sólo una PRINCESA de verdad podía tener un cuerpo tan delicado y sensible!
El príncipe rogó a la princesa que le aceptara por esposo y, con gran alegría de todos, ella dijo que sí, con tal de que le compraran camas más cómodas.

El príncipe y la princesa se casaron y vivieron felices muchos años, y el guisante gracias al cual averiguaron que la joven era una verdadera princesa, aún se conserva en el museo del reino.


Chim Pum!
Um Beijo
Sarah

Anuncios

Juan Sin Miedo

Posted in C U E N T O S, Cuentos Infantiles, literatura Infantil with tags on 2 junio, 2011 by Sarah S

En los cuentos suelen aparecer personajes malvados y terroríficos como… ogros, brujas o FANTASMAS, y también hombres buenos y valientes que se enfrentan a ellos sin temor.
Pero ningún personaje de los cuentos es tan valiente como Juan Sin Miedo, un alegre hombreCITO que ni siquiera sabía lo que era el temor y fue a un castillo encantado para AVERIGUARLO…

Juan Sin Miedo
by Hermanos Grimm

Hace mucho tiempo,vivían en un reino lejano unos campesinos que tenían un hijo llamado Juan.
Era un chico amable y bondadoso, y nunca se asustaba de nada, por lo que todo el mundo lo llamaba “Juan Sin Miedo”

Había en aquel reino un castillo encantado al que nadie se atrevía a ir, pues se decía que estaba poblado de duendes y fantasmas, y que en su interior ocurrían cosas horribles.
También se decía que en el castillo había grandes tesoros, pero a pesar de eso nadie tenía el valor suficiente para intentar apoderarse de ellos.
Un día, un pregonero del rey anunció que quien pasara tres días y tres noches en el castillo encantado se casaría con la princesa y se convertiría en el heredero del trono.

Juan decidió ir al castillo.
Sus padres intentaron disuadirlo, temiendo que le ocurriera algo malo,pero el chico les dijo alegremente:
“Tengo mucha curiosidad por saber lo que es el miedo; tal vez, en el castillo encantado logre averiguarlo”.
Así que Juan echó a andar alegremente y llegó hasta el castillo, cuyo aspecto era en verdad muy siniestro.
Pero Juan Sin Miedo no sintió el menor temor: entró decidido y se paseó por salones y pasillos sin ver nada extraño.

Al llegar la noche, Juan se sentó tranquilamente en una silla, dispuesto a ver qué ocurría.
De pronto oyó un ruido de cadenas, y apareció ante él un FANTASMA que le hizo señas de que le siguiera, cosa que Juan hizo sin el menor sobresalto.

Siguiendo a aquel silencioso FANTASMA cargado de cadenas, Juan llegó a un sombrío comedor.
Alrededor de una mesa, varios FANTASMAS y DUENDES de HORRIBLE ASPECTO se disponían a cenar.
El FANTASMA le señaló a Juan una silla vacía, y el hombrecito, que estaba hambriento, se sentó encantado y se puso a comer con sus siniestros comensales.
“¿Y, este es el castillo encantado al que tooodo el mundo teme venir? -pensó el chico-
No lo entiendo; nadie me ha molestado, y encima me invitan a cenar opíparamente”

Al terminar de cenar, los espectros se levantaron y,mediante señas, invitaron a Juan a que les siguiera.
El chico fue con ellos y pronto llegaron a un oscuro corredor,
en uno de cuyos extremos había grandes huesos dispuestos como si fueran bolos.
Usando calaveras como bolas, los espectros comenzaron a jugar, y Juan se unió a ellos alegremente.
Por fin los espectros se retiraron en silencio, sin contestar a Juan, que no hacía más que darles las gracias por lo amables que habían sido.

El segundo día transcurrió sin incidentes, y al llegar la noche Juan se acostó temprano.
De pronto su cama se levantó del suelo y empezó a volar por las habitaciones del castillo.
“Yo que venía a pasar miedo y NO hago más que divertirme”, pensó Juan.

Después de volar un buen rato, la cama volvió al punto de partida y permaneció quieta.
Entonces, Juan que estaba muy cansado, se durmió profundamente y no despertó hasta la mañana siguiente.
Se pasó todo el día explorando las numerosas habitaciones del castillo, pero NO encontró nada raro.
Al parecer, sólo de noche sucedían allí cosas insólitas.
Esa noche, la tercera que pasaba en el castillo, un duende de larguísima barba blanca apareció ante Juan.
Llevaba un hacha enormeee de aspecto amenazador, pero el hombrecito NO se asustó.

“Sígueme y comprobarás que mi fuerza es terrible”, le dijo el DUENDE a Juan.
El chico obedeció, y el DUENDE lo llevó a una habitación donde había un yunque.
Levantó el hacha sobre su cabeza y descargó un golpe tan fuerrrrte que el hacha quedó clavado en el hierro.
“¡Asombroso! -exclamó Juan-
“¡Bravo, muy bien!”
Pero el DUENDE no se había dado cuenta de que su larga barba había quedado sobre el yunque,y al clavar el hacha en él se le había enganchado y NO podía soltarse.

Juan ayudó al DUENDE a desenganchar su barba, y éste le recompensó con un saco lleno de riquezas.
Entonces Juan Sin Miedo, muy contento, fue al palacio del Rey, mostró su tesoro y contó lo que había visto.

El Rey y toooda la Corte quedaron asombrados ante el gran valor de aquel hombrecito, y la princesa estuvo encantada de casarse con él.

Juan estaba muy contento con su suerte, pero a veces se lamentaba de que NO había logrado averiguar qué era el miedo.
Así que un día a la princesa se le ocurrió una gran idea y, mientras Juan dormía, le echó encima un jarro de agua.
El hombrecito se despertó sobresaltado y gritó:
“¡SOCORRO! ¡NO SÉ NADAR, ME AHOGO! ¡QUÉ MIEDO!”

Por un momento, en sueños,había creído que estaba en el agua, a punto de ahogarse, y de este modo, gracias a la astucia de su esposa, Juan averiguó por fin lo que era el MIEDO.

Chim Pum…

Pd: Para tooodos los llamados como Sin Miedo 🙂
Aaaah, me olvidaba y para Nicolás , él fue quien me pidió uno d FANTASMITAS 😉

Beijos
Sarah

La Llave de Josefina

Posted in Cuentos Infantiles, Cuentos NOVELAS with tags on 16 abril, 2011 by Sarah S

La Llave de Josefina
Iris Rivera

Hay gente que NO tiene paciencia para leer historias.

Acá se cuenta que Josefina iba caminando y encontró una llave. Una llave sin dueño.
Josefina se levantó y siguió andando.

Seis pasos más adelante encontró un árbol.
Con la llave abrió la puerta del árbol y entró.
Vio cómo subía la savia hasta las ramas.
Y subió con la savia.

Y llegó a una hoja y a una flor.
Se asomó por la orilla de un pétalo, vio venir una abeja y la vio aterrizar.

Con la llave, Josefina abrió la puerta de la abeja y…entró.
La oyó zumbar desde adentro, conoció el sabor del néctar y el peso del polen.
Y voló hasta un panal.

Con la llave abrió la puerta del panal,abrió la puerta de una gran gota de miel y entró.
Y goteó sobre la zapatilla del hombre que juntaba la miel.

Hay gente que en esta parte ya se aburrió y NO lee más.
Pero la historia dice que, con la lave, Josefina abrió la puerta del hombre y …entró.
Y sintió lo fuerte que quema el sol y cómo se cansa la cintura y que el agua es fresca.
Y, con la mano del hombre, acarició a un perro común y silvestre.

Con la llave, Josefina abrió la puerta del perro y entró.
Y les ladró a las gallinas, al gato y al cartero.
Y después abrió la puerta del Cartero, del Gato,de las Gallinas, de las Limas para las Uñas, de las Tortas de Crema,de los Banquitos Petisos y de los Grillos.

Hay gente que, a esta altura, ya se fue a tomar la leche.
Pero la historia dice que, cuando vio que aquella llave abría tantas PUERTAS, Josefina abrió la PUERTA de Josefina y…entró.
Se sentó en el Banquito Petiso y, con la Lima para las Uñas,se puso a hacer otra llave distinta a la primera, pero IGUAL.

Después quedó sentada en el banquito, pensando.
Josefina quiere elegir a quién darle la segunda llave.
Porque NO es cuestión de entregársela a CUALQUIERA.

Pero si vos todavía estás ahí, si no cerraste el libro y no te fuiste a tomar la leche…acá la tenés, tomala.
Porque dice Josefina que la LLAVE es TUYA.

Iris Rivera

Iris Rivera: Nació en Buenos Aires, en donde vive y trabaja.
Ha colaborado con casi todas las editoriales locales.
Fue expositor en la Bienal de Bratislava.

Pd: Buen find…
Com Beijos
Sarah