Archive for the LITERATURA Category

Un Chéjov x acá ;)

Posted in C U E N T O S, LITERATURA with tags on 7 noviembre, 2013 by Sarah S

Una Broma Sin Importancia

trineo

Es un claro mediodía de invierno…El frío aprieta y a Nádienka, que va del brazo conmigo, se le cubren de plateada escarcha los ricitos de las sienes y el vello que sombrea su labio. Estamos en una alta pendiente. Desde el sitio en que nos encontramos hasta el pie de la cuesta se extiende una lisa superficie de nieve apisonada en la que el sol brilla como si fuera un espejo. Junto a nosotros hay un pequeño trineo forrado de paño de un color rojo vivo.

_Vamos a bajar, Nádienka Petrovna_ le pidio_. Solo una vez. Le aseguro que NO le pasará NADA.

Pero Nádienka tiene MIEDO.Todo el espacio que se extiende desde sus diminutos chanclos hasta el fin de la montaña de hielo se le figura ser un abismo TERRIBLE y sin fondo. Pierde el ánimo y la respiración se le corta al mirar hacia abajo, cuando la invito a montar en el trineo; ¿qué ocurrirá, pues, si se arriesga a VOLAR sobre el abismo? Morirá, perderá la razón.

_Se lo suplico_ digo yo_. No tenga miedo. Eso es propìo de gente de poco espíritu, de cobardes,
Nádienka accede, por fin, y por su cara veo que cree embarcarse en una aventura que puede costarle la vida.

La acomodo en el trineo, pálida y temblorosa, paso la mano por su talle y nos lanzamos al abismo.
El trineo vuela como una exhalación. El viento, que corta nuestros cuerpos, nos golpea en la cara, ruge, silba en nuestros oídos, nos pincha dolorosamente, quiere arrancarnos la cabeza de los hombros. Es tanta la presión que ejerce sobre nosotros, que se nos hace difícil respirar. Parece como si el propio diablo nos hubiera agarrado con sus zarpas y nos arrastrase con gran estruendo a los infiernos. Todos los objetos que nos rodean se funden en una cinta larga que cruza velozmente…Un instante más y todo habrá terminado para nosotros.

_La amo, Nádienka_ digo a media voz.

El trineo comienza a disminuir la marcha, el rugido del viento y el rechinar de los patines no parecen ya tan terribles, la respiración se normaliza y, por fin, nos vemos abajo. Nádienka está ni viva ni muerta, pálida, apenas respira…la ayudo a ponerse de pie.

_Por nada del mundo subiría otra vez _dice, mirándome con unos ojos desorbitados por el terror que la domina _. ¡Por NADA del MUNDO! ¡Por poco me MUERO!
No tarda en recobrarse y me mira interrogante a los ojos: ¿he dicho yo esas tres palabras, o ha sido una figuración suya entre el ruido del viento? Yo permanezco a su lado, fumo y miro con atención mis guantes.
Se cuelga de mi brazo y paseamos largo rato al pie de la montaña. Parece que el misterio NO la deja en paz.
¿Han sido o no han sido pronunciadas esas palabras?
¿Sí o No? ¿sí o no? Es un problema de amor propio, de honor que afecta a la vida, a la dicha, es un problema muy importante, el más importante del mundo. Nádienka me mira impaciente, triste, tratando de leer la respuesta en mi cara; responde sin saber lo que dice, espera a que yo me decida a hablar. ¡Oh, qué sucesión de expresiones en este simpático rostro! Veo que ella lucha consigo misma, que necesita decir algo, preguntar algo, pero que NO encuentra PALABRAS para hacerlo; se siente violenta, le da miedo, la alegría la domina…

_¿Sabe una cosa? _dice sin mirarme.
_¿Qué? _pregunto yo.
_Vamos a TIRARNOS…otra VEZ.

Subimos por la escalera a la montaña. De nuevo coloco a Nádienka, pálida, temblorosa, en el trineo; de nuevo volamos hacia el terrible abismo, y de nuevo el viento ruge y se escucha el chirrido de los patines, y de nuevo, aprovechando el momento en que más vertiginoso es el descenso, digo a media voz;

_La AMO, Nádienka.

Cuando el trineo se detiene, Nádienka mira la montaña por la que acabamos de bajar, luego contempla largo rato mi rostro, escucha mi voz indiferente y desapasionada, y toda ella, toda, hasta su manguito y su capuchón, su figurita entera es la representación viva de la perplejidad. En su cara se lee:”¿Qué es esto? ¿Quién ha pronunciado esas palabras? ¿Ha sido él, o es una ilusión mía?”.

La incertidumbre la inquieta e impacienta. La pobre muchacha NO responde a mis preguntas, frunce el ceño y parece que va a romper a llorar.

_¿Vamos a casa?_pregunto
_A mí …me agrada deslizarme con el trineo_dice ella enrojeciendo _. ¿Bajamos otra vez?

Le “agrada” esto pero,cuando se sienta en el trineo, lo mismo que antes palidece, tiembla, el miedo apenas si la deja respirar.
Bajamos por tercera vez y yo veo cómo se fija ella en mi rostro, sin apartar los ojos de mis labios. Pero yo me tapo la boca con el pañuelo y, cuando nos encontramos hacia la mitad de la cuesta, puedo decir:

_La AMO, NADIA.

¡Yel misterio continúa siendo MISTERIO! Nádienka calla pensativa…La acompaño hasta su casa; ella procura ir despacio, siempre con la esperanza de que yo le diga las palabras de antes. Veo cómo sufre su alma, los esfuerzos que realiza para dominarse, para NO decir :”¡Es IMPOSIBLE que las dijera el VIENTO! ¡Y yo NO quiero que sea el viento el que ha hablado!”

Al día siguiente , por la mañana , recibo una esquela: “Si va a ir hoy a la pista, pase a buscarme . N.” Y a partir de este día Nádienka y yo vamos todas las tardes a la pista; y al volar cuesta abajo en el trineo siempre pronunciio a media voz las mismas palabras:

_La Amo, Nadia.

Nádienka se habitúa pronto a esta frase, como uno se acostumbra al vino o a la morfina.No puede vivir sin ella.
Cierto que NO ha perdido el miedo que antes la dominaba, pero ahora el terror y el peligro infunden un encanto especial a las palabras de amor, a unas palabras que continúan siendo un misterio y llenan de congoja su alma. Los sospechosos seguimos siendo dos: el viento y yo…¿Quién de los dos confiesa su amor? Ella NO lo sabe, y parece ser que ya no le importa saberlo; es lo mismo que la copa en la que se ofrece el vino: lo importante es EMBRIAGARSE .
Cierta vez, al mediodía, me dirijo a la pista solo; confundido entre la gente veo cómo Nádienka se acerca a la montaña y me busca con los ojos…Luego, timidamente, sube la escalera…¡Horrible, pero qué HORRIBLE le resulta subir SOLA!
Está pálida como la nieve, tiembla como si se dirigiera a un suplicio, pero sube, sube sin mirar, con paso enérgico.
Sin duda alguna ha decidido hacer la prueba : ¿oirá esas asombrosas y dulces palabras cuando yo NO voy con ella?La veo trémula, con la boca entreabierta por el terror, cuando se acomoda en el trineo; cierra los ojos y despidiéndose para siempre del mundo, se pone en marcha…los patines rechinan. No sé si Nádienka oye esas palabras…Veo, sí, que se pone en pie exhausta, sin fuerzas. Y veo por su rostro que ella misma NO sabe si ha oído algo o NO. El miedo del descenso la ha privado de la facultad de oír , de diferenciar los sonidos, de comprender…

Pero llega el mes de marzo y se inicia la primavera …
El sol empieza a calentar. Nuestra montaña de hielo se oscurece , pierde su brillo y acaba por fundirse. Ya no vamos a la pista.La pobre Nádienka ya no tiene dónde escuchar esas palabras, y NO hay tampoco quien las pronuncie, porque NO sopla el viento y yo me dispongo a trasladarme a Petersburgo por mucho tiempo, acaso para siempre.

Un par de días antes de mi salida, al atardecer, me encuentro en un jardincito separado de la casa en que vive Nádienka por una alta valla rematada todavía por clavos…Hace aún bastante frío, por debajo de las basuras todavía hay nieve, los árboles están muertos, pero ya huele a primavera y, disponiéndose a dormir, los grajos graznan ruidosamente. Me acerco a la valla y miro largo rato por una rendija. Veo que Nádienka sale a la puerta y mira triste y añorante al cielo…El viento primaveral sopla sobre su rostro pálido y abatido…Le recuerda el viento que zumbaba en la montaña, cuando ella oía aquellas tres palabras, y sus facciones se ven invadidas por la tristeza; por sus mejillas se desliza una lágrima…Y la pobre muchacha alarga sus brazos como rogando al viento que le traiga otra vez esas palabras. Yo espero el momento en que el viento se hace más fuerte y digo a media voz:

_La Amo, Nadia

¡Dios mío, qué transformación la de Nádienka! Lanza un grito, sonríe ampliamente y extiende las manos al viento, alegre, feliz, hermosa.

Yo me dirijo a hacer mi equipaje.

Esto ocurrió hace mucho tiempo. Nádienka es ahora madre de familia, la casaron o se casó, es lo mismo, con un secretario del Consejo de Tutela y tiene tres hijos.Mas NO ha olvidado nuestros paseos en la pista de patinar ni el viento que le llevaba las palabras “La Amo, Nádienka” ;esto es ahora para ella el recuerdo más feliz, más conmovedor y hermoso de su vida…

Y ahora, cuando los años han pasado sobre mí, NO comprendo para qué dije yo aquellas palabras, para qué le gasté aquella hermosa broma…

Antón Chéjov

Extraído de: “La Cerilla Sueca Y Otros Cuentos”
Barcelona, Bruguera, 1980
(Traducción d Augusto Vidal)

Pd: Mucho tiempo sin pasar x acá 😦
“Prometo” NO alejarme TANNNNTO!
Un Beso :*

Anuncios

…Yo con mi vida frente a la vida de los otros.

Posted in FRASES, LITERATURA, PENSAMIENTOS, POESÍA with tags on 21 marzo, 2013 by Sarah S

Julio Cortázar

Cada vez iré sintiendo menos y recordando más, pero qué es el recuerdo sino el idioma de los SENTIMIENTOS…

Pd: Un Bso enooooOOOORME para todos/as.
Sarah

Manuscritos de Nag Hammadi …

Posted in ARTE, LITERATURA, POESÍA with tags , on 12 junio, 2012 by Sarah S

En diciembre de 1945 desenterraron accidentalmente un conjunto de 52 textos religiosos y filosóficos escondido hace 1600 años en una jarra.

Los Manuscritos de Nag Hammadi son una colección de textos gnósticos de los primeros cristianos descubiertos en el pueblo de Nag Hammadi, Egipto, en 1945. Ese año, 13 códices de papiro forrados en cuero y enterrados en vasijas selladas fueron encontrados por campesinos locales.

Un ejemplar de los códices descubiertos en 1945 al pie de la montaña de Djebel Tarik: la mayoría de estos códices estaban protegidos por un estuche de cuero.

Y..aquí les dejo uno 😉

Himno a Isis

Porque soy la primera y la última,
yo soy la venerada y la despreciada,
yo soy la prostituta y la santa,
yo soy la esposa y la virgen,
yo soy la madre y la hija,
yo soy los brazos de mi madre,
yo soy la estéril y numerosos son mis hijos,
yo soy la bien casada y la soltera,
yo soy la que da a luz y la que jamás procreó,
yo soy consuelo de los dolores de parto,
yo soy la esposa y el esposo,
y fue mi hombre quien me creó,
yo soy la madre de mi padre,
soy la hermana de mi marido,
y él es mi hijo rechazado.
Respetadme siempre,
porque yo soy la escandalosa y la magnífica.

Himno a Isis, s. III o IV (?)
Descubierto en Nag Hammadi

Un Extraño Reloj (o El Reloj Transparente)

Posted in C U E N T O S, Cuentos NOVELAS, Libros, LITERATURA with tags on 2 junio, 2012 by Sarah S

Un Extraño Reloj
(o El Reloj Transparente)
Libro: “Cuentos para Espacionautas”

Emilio Breda

Cuando era niño solía jugar en la Plaza Vicente López.Era la que quedaba más cerca de mi casa. En ella había un inmenso y añoso gomero que nos acogía en nuestros juegos imaginarios de la guerra como una muy segura fortaleza.Y había también en esa plaza una suave elevación de tierra rodeada de arbustos, árboles y palmeras. La llamábamos “La Montañita”. Desde allí divisábamos toda la plaza. Era como una torre de observación, como el mangrullo de un fortín fantástico.

A mí me encantaba estar en “La Montañita”, hallé en el césped, oculto entre las pequeñas malezas (el guardián hacía días que no cortaba el césped),un reloj redondo a cuerda. Enseguida me hizo recordar al que tenía mi abuelo.
Aunque no era como éste, de plata.Era sí, redondo, de bolsillo, pero parecía de cristal. Se veía de lado a lado todo su mecanismo. Sus agujas desprendían una luz azulada. No decía “tic toc”, como los demás relojes, sino “tilin tilin”, como las campanitas. Los engranajes, en lugar de ser redondos, tenían forma de estrella.

Lo primero que pensé fue qué hacer con él. No tenía ningún nombre grabado. No tenía marca. En fin, no contaba con ningún indicio acerca de quién podría ser su dueño.

Entonces, se me ocurrió dirigirme al vigilante de la esquina para mostrarle mi hallazgo. Enseguida me dijo:
_¡Cuidado!, que puede ser una bomba.
Y yo le pregunté:

_¿Cómo puede ser una bomba si irradia una luz azulada y dice “tilin tilin” y NO “tic toc”?
_A veces nos tienden trampas _replicó el vigilante.
_¿Qué debo hacer entonces?
_Tienes que ir a la División de Explosivos para averiguar si es o NO una bomba.

Cumplí con lo que me indicó el vigilante y en ese lugar, en una oficina llena de extraños aparatos, luego de examinar minuciosamente el reloj, me dijeron:

_No te preocupes, niño, NO es una BOMBA. Es sólo un reloj inmoral. Un reloj que muestra su desnudez sin pudor y sin avergonzarse. Deberías llevarlo a un relojero para que le haga un traje de metal. No se puede andar así por la vida, mostrando impunemente el esqueleto.

Siguiendo el consejo que me dieron allí,lo llevé al relojero, y éste luego de observar detenidamente el reloj, me dijo:

_Muchacho, no te conviene arreglar este reloj,te va a salir más caro que comprar uno nuevo.¿No ves que no tiene marca? No vale nada.Tíralo y junta dinero para comprar uno de marca como el “Super Prexix”, al que no sólo no es necesario darle cuerda, sino que tiene incluidos despertador, calculadora, aspiradora, ventilador, ducha y paraguas. Y hay un modelo especial, el último, el “Ultra Super Prexix” que tiene un hornito microondas para cocinar hamburguesas y un aparato de aire acondicionado a las circunstancias.

Confieso que no me gustó nada lo que me dijo el relojero. Me dí cuenta de que él no amaba a los relojes.Amaba el prestigio de ciertos relojes. Y me recordó al farmacéutico de mi barrio, que según me contaba mi papá, había dejado de ser aquel boticario que, como un mago alquimista, preparaba la rica “Limonada Roger”,para pasar a ser un mero expendedor de laxantes y de medicamentos con nombres indescifrables aun para los mismos médicos : “NOXCOXMEX” o “TRIMTUSTINTOTAL”. Había abandonado el laboratorio de las fórmulas magistrales que le daba un cierto aire de sabio investigador de la química.

Así fue como decidí quedarme con el reloj y para no escandalizar a nadie lo guardé en una bolsita de paño que, con mucha dedicación, me había confeccionado mi mamá.

Cuando estaba por finalizar el verano noté algo extraño.
El reloj comenzó a atrasar.
Cada día atrasaba más y más.
Hasta que al fin se detuvo y la luz de sus agujas se apagó. Miré el almanaque. Era el 21 de marzo. El día en que comenzaba el otoño. Pasó todo el otoño sin funcionar y practicamente todo el invierno. Porque sólo cuando ya estaba por concluir el invierno y faltaban pocos días para llegar la primavera noté que las agujas comenzaban a encenderse lentamente. Y luego, ya encendidas en plenitud, el reloj comenzó a funcionar.
De nuevo había algo extraño.
El reloj esta vez adelantaba.
Y por varias horas .
Hasta que, por fin,llegó el 21 de septiembre y el reloj se estabilizó: marcaba puntualmente las horas, los minutos y los segundos.

Pasaron algunos veranos,otoños, inviernos y primaveras, y comprobé siempre lo mismo. El reloj, cuando estaba por acabarse el verano, retrasaba y cuando estaba por llegar la primavera adelantaba. Pero en otoño y en invierno no funcionaba. En cambio, durante la primavera y el verano funcionaba a la perfección.

Esas extrañas circunstancias me llevaron a consultar con alguien sobre CUÁLES SERÍAN LOS MOTIVOS.

Me acerqué a unos ancianos jubilados que siempre estaban sentados en un banco de la plaza y le pregunté a uno de ellos, al que tenía el rostro más dulce, al que se parecía más a mi abuelito:

_Dígame, señor,¿por qué este reloj atrasa cuando está terminando el verano y adelanta cuando está por llegar la primavera, y NO funciona ni en el otoño ni en el invierno?

El anciano me respondió:

_Hijito, no te das cuenta de que este reloj es un bohemio, un romántico, un soñador. No quiere saber de otras cosas que no sean el sol y las mariposas del verano, y las flores y las aves de la primavera. Ha perdido la memoria del otoño y del invierno. Quisiera yo poder hacer lo mismo, pero NO puedo. Soy un reloj perfecto. Tan perfecto que marca todas las horas y todos los minutos y todos los segundos de las cuatro estaciones. En cuanto a tu reloj NO lo TIRES, guárdalo como un juguete más, como un hermoso juguete, porque como reloj NO te SERVIRÁ.

Al decir esto, de inmediato tomó la palabra otro jubilado,con cara de gruñón, y un tanto molesto dijo:

_¿Guardarlo? ¡Eso sí que NO! ¡Debe destruirlo, aniquilarlo! Es un elemento de confusión. Así anda el mundo. Ese reloj sólo sirve para confundir a los niños.De ese modo NO aprenden a vivir la vida con todas sus horas, las lindas y las que no lo son. Que aprendan a sentir el amarillo del otoño y el gris del invierno. Que conozcan la lluvia y el frío.Que oigan soplar el viento. Que vean los árboles desnudos y los pájaros tiritando. Y es más, te diré, niño, si es un reloj que adelanta es un reloj revolucionario, quizás sea un reloj anarquista o un reloj subversivo. Debes deshacerte de ese reloj y no dejar rastro de él.

Al pronunciar estas palabras, el tercer jubilado, exaltado, con el rostro enardecido, y elevando su bastón con gesto amenazante, expresó:

_Sí, niño, lo tienes que ejecutar a ese reloj, pero ¿sabes por qué?
No por lo que te dice ese señor…sino porque es un reloj reaccionario, un retrógrado. ¿No te das cuenta de que atrasa?¿Para qué sirve un reloj que no marca la hora de los tiempos nuevos?

Sin decir una palabra, me alejé y quedé por unos instantes confundido. “¿Cuál de ellos tendría razón?” _me dije.

Y después pensé: “El único que debe entender y amar a este reloj es su dueño. Lo mejor será dejarlo donde lo encontré, quizás así pueda hallarlo y hacerle cumplir con su destino”.

Esperé que los niños, los globos, los perros y los jubilados se retiraran de la plaza. El sol ya se estaba alejando hacia su refugio nocturno, y entonces aprovechando la penumbra, puse el reloj en un lugar que creía era aquel donde lo había encontrado.
Luego me alejé con paso acelerado, pues se me hacía ya tarde y mamá se enojaría conmigo. Nunca había regresado a esas horas a casa.

De pronto vi una especie de bola luminosa en el cielo de la plaza, como una pequeña estrella, o más exactamente, como un pequeño cometa, porque tenía una cola que desprendía destellos azules. Se detuvo sobre “La Montañita” y un haz de luz descendió sobre ella. Enseguida vi a un niño que vestía ropas largas y blancas. Cuando se agachó para asir el reloj, me pareció verle dos alas.

Después el haz de luz ascendió con él hasta la bola luminosa y de inmediato ella se puso en movimiento y en pocos instantes se perdió en el cielo.
Todo ocurrió muy rápidamente. Pero también muy rápidamente comprendí que ese reloj NO era de un hombre. Era de un ángel. Ese reloj NO marcaba el Tiempo de la Tierra.
Venía de una región del cosmos que los adultos habían olvidado, una región del cosmos donde sólo existen la primavera y el verano.

En ese momento comprendí también que lo primero que envejece en los hombres son los ojos.

Fin

Un Extraño Reloj
(o El Reloj Transparente)
Libro: “Cuentos para Espacionautas”
Emilio Breda

Emilio Breda. Poeta, cuentista e historiador, nacido en Buenos Aires en 1945
Publicó once libros de poemas.

“En este universo en que vivimos, para lograr existir en plenitud, es necesaria la CREATIVIDAD”
Emilio Breda

Pd:Buen Fin d Semana com Beijos :*
Sarah

Puedes Acariciar A La Gente Con Palabras …

Posted in ARTE, BIOGRAFÍAS, FRASES, LITERATURA with tags on 13 mayo, 2012 by Sarah S

“Puedes Acariciar A La Gente Con Palabras”.

Scott Fitzgerald

Francis Scott Key Fitzgerald
Saint Paul, 1896 – Hollywood, 1940

Narrador estadounidense, considerado el máximo interprete literario de la llamada “Era del Jazz” de los años veinte de su país.
Creció dentro de una familia católica irlandesa. Estudió en la Universidad de Princeton, sin llegar a graduarse, y luego se alistó en el ejército para participar en la Primera Guerra Mundial.
Con su novela inicial, “A Este Lado del Paraíso” (1920), obtuvo gran popularidad, lo que le permitió ir publicando sus cuentos en revistas de prestigio como The Saturday Evening Post, y convertirse en una de las figuras más representativas del “Sueño Americano” de la década de 1920.
Se trasladó a Francia junto con su mujer, Zelda Sayre, personaje fundamental para Fitzgerarld, tanto en la felicidad como en la desdicha, ya que fue su inspiración y compañía en el decenio de gloria que les tocó vivir, y el centro de sus preocupaciones a partir de 1930, cuando él se refugió en el mal hábito del alcohol y ella enloqueció y murió en el incendio de la clínica donde estaba internada.
En Francia escribió la que se considera su obra maestra “El gran Gastby” (1925).
Escribió otras dos grandes novelas, “Suave es la Noche” (1934), que él consideraba la culminación de su obra, y la póstuma e inconclusa “El Último Magnate” (1941), donde cuenta los aspectos más miserables del mundillo de Hollywood, que tan bien conocía ya que en sus últimos años de vida trabajó como guionista anónimo para la industria del cine.
Su libro, póstumo y testimonial “El Jactancioso” (publicado en 1945 por Edmund Wilson) es la crónica escalofriante y desdichada de su desintegración como hombre y escritor, donde hace una revisión de sí mismo y de las causas que provocaron su caída.
La primera frase de este relato-ensayo es totalmente descriptivo a lo que le sucedió:
“Toda Vida Es Un Proceso De Demolición”.

Pd: Lindo Día para Tooodos/as (com Beijos)
Sarah

… a Través del Espejo.

Posted in Fragmentos, LITERATURA, Textos with tags on 5 mayo, 2012 by Sarah S

¿Comprendes gatito? Tuve que ser yo o tuvo que ser el Rey rojo, a la fuerza.¡ Pero seguro que él fue parte de mi sueño!…, pero también es verdad que yo fui parte del suyo. ¿Fue de veras el Rey rojo, gatito? Tú eras su esposa, querido, de forma que tu tendrías que saberlo…¡Ay gatito! ¡Ayúdame a decidirlo! Estoy segura de que tu patita puede esperar a más tarde. Pero, el exasperante minino se hizo el sordo y empezó a lamerse la otra.
¿Quién creéis vosotros que fue?

Bajo un soleado cielo, una barca
se desliza en silencio
sobre el sueño de una tarde de verano…

Tres niñas se acurrucan y se abrazan,
los ojos brillantes, el oído atento
quieren escuchar un lindo cuento…

Mucho tiempo ha pasado, de la dorada tarde,
se apagaron sus ecos y su recuerdo no arde…
El gélido otoño mató al julio estival.

Más su espíritu …, aún inquieta mi ánimo:
Alicia correteando bajo cielos
que nunca ojos mortales antes vieron.

Habrá otros niños que querrán un cuento,
los ojos brillantes, el oído atento
acurrucándose amorosos a mi lado.

Ingresan en un país de maravillas.
Soñando mientras se van los días,
soñando mientras se mueren los veranos.

Siempre empujados por la corriente…,
siempre flotando en aquel rayo dorado…,
la vida, acaso, ¿no es más que un sueño?

Alicia a Través del Espejo
Lewis Carroll
(Fragmento)

Lewis Carroll (1832-1895)

Publicó la segunda parte de las aventuras de Alicia en 1871, seis años después del éxito obtenido con la primera.
En la segunda parte, esta nueva historia transcurre siguiendo la lógica implacable de una larga partida de ajedrez.
Cuanto más estrictas son las reglas y más cuadriculado es el tablero, más expuestos estamos al surgimiento del disparate.
Consciente del lenguaje que había descubierto en el país de las maravillas, ahora el escritor impone a sus lectores un recorrido más osado.Y por eso será que en este sueño de Lewis Carroll, muchos han podido escuchar, como si salieran detrás de un espejo, las voces futuras de Ezra Pound, Eliot, James Joyce, por nombrar sólo algunos autores del siglo XX.

Pd: Lindo Fin d Semana para tooodos/as :*
Sarah

Ephraim Kishon

Posted in C U E N T O S, Fragmentos, FRASES, LITERATURA, Literatura Israelí with tags on 27 abril, 2012 by Sarah S

Arca de Noe
Clase Turista
Ephraim Kishon
Editorial RAICES

El Arca de Noé – Clase Turista

Ervinke NO tiene motivos para preocuparse.

No Desarmaran

EE.UU. _ ¿Y?
U.R.S.S. _ De acuerdo.
EE.UU. _ Naturalmente.
U.R.S.S. _ La dirección colectiva decretó: debemos vivir en paz los unos con los otros. De lo contrario la guerra atómica nos aniquilará a todos.
EE.UU. _ Muy acertado.
U.R.S.S. _ Entonces, desarmémonos.
EE.UU. _ DESARMÉMONOS.

/Silencio/

U.R.S.S. _¿Cuántas bombas atómicas tienen?
EE.UU. _¿Cuántas tienen ustedes?
U.R.S.S. _ Yo pregunté primero.
EE.UU. _ Hace dos años teníamos cierta cantidad.
U.R.S.S. _ ¿Y ahora?
EE.UU. _ El DOBLE.
U.R.S.S. _ ¿En cifras?
EE.UU. _ No, en PILAS.
U.R.S.S. _ Tendrán que destruirlas.
EE.UU. _ De acuerdo.

/Silencio/

EE.UU. _¿Cuántas tienen ustedes?
U.R.S.S. _ Aproximadamente tantas como ustedes.
EE.UU. _ Pero yo no dije cuántas teníamos.
U.R.S.S. _ Yo tampoco.
EE.UU. _ ¿Están dispuestos a destruirlas?
U.R.S.S. _ ¿Por qué no? Si están dispuestos ustedes.
EE.UU. _ De modo que estamos de acuerdo.
U.R.S.S. _ Naturalmente.
EE.UU. _ Perfecto.
U.R.S.S. _ Sí.
EE.UU. _ ¿Pero cómo daremos forma al acuerdo?
U.R.S.S. _ Como siempre. Firmaremos un pacto oficial comprometiéndonos a destruir nuestras bombas atómicas…
y después las destruiremos. Es sencillísimo.
EE.UU. _ ¿Todas?
U.R.S.S. _ Hasta la última migaja.
EE.UU. _¿Cuándo?
U.R.S.S. _ Cuando ustedes quieran.
EE.UU. _ ¿Los dos al mismo tiempo?
U.R.S.S. _ Aproximadamente. Ustedes nos enviarán un cable que dirá DESTRUIDAS TODAS NUESTRAS ARMAS ATÓMICAS …y
entonces destruiremos las nuestras.
EE.UU. _ ¿Y si NO las DESTRUYERAN?
U.R.S.S. _ ¿Está bromeando?

/Silencio/

EE.UU. _Está bien, digamos que ustedes también las destruyen, pero NO en su TOTALIDAD.
U.R.S.S. _¿Por qué NO en su TOTALIDAD?
EE.UU. _ No sé. Digamos que NO LAS ENCUENTRAN TODAS.
U.R.S.S. _¿Por qué?
EE.UU. _ Una podría haber rodado fuera de su lugar.
U.R.S.S. _ Eso está fuera de discusión. Están todas numeradas. No podríamos extraviar ni siquiera una.
EE.UU. _ De todos modos, supongamos que quedara una.
U.R.S.S. _ ¿Dónde está el problema? También destruiríamos ésa.
EE.UU. _ ¿Cómo sabremos que NO les queda NINGUNA?
U.R.S.S. _ Recibirán un certificado oficial firmado por el presidente.
EE.UU. _ No nos basta.
U.R.S.S. _ Si insisten, también firmará Gagarin.
EE.UU. _ No me refería a eso. Lo que quería decir es que quizá…quede una…y que a pesar de eso ustedes digan…
que…NINGUNA…
U.R.S.S. _ Disculpe, NO lo ENTIENDO.
EE.UU. _ En otras palabras, que ustedes digan…que NO queda ninguna…pero que queden algunas…
U.R.S.S. _ ¿Dónde?
EE.UU. _¿Cómo podría saberlo yo? En alguna parte. Quedarían algunas.

/Silencio/

U.R.S.S. _ Estoy empezando a entender. Usted insinúa que, eventualmente, por así decir, podríamos NO destruir todas nuestras …
EE.UU. _ Personalmente no dudo de su palabra, querido colega, pero tengo mis instrucciones. Usted debe comprender.
U.R.S.S. _ Como usted prefiera. Si no nos creen, pueden buscarlas ustedes mismos.
EE.UU. _ ¿Dónde?
U.R.S.S. _ Por todas partes.
EE.UU. _ ¿Por toodo el PAÍS?
U.R.S.S. _ Naturalmente. Usted, o algún otro, recibirá un documento que lo autorizará a registrar la Unión Soviética en busca de armas atómicas.
EE.UU. _ ¿También podremos mirar adentro de los cajones?
U.R.S.S. _ ¿Yo dije algo acerca de los cajones?

/Silencio/

EE.UU. _ ¿Y si yo -supongamos- quisiera revisar los armarios de las oficinas?
U.R.S.S. _ No guardamos esas cosas allí.
EE.UU. _ Sin embargo, podrían guardarlas en ellos.
U.R.S.S _ De acuerdo, lo dejaremos revisar también las oficinas. Pero no ponga todo patas para arriba.
EE.UU. _ Ni siquiera tocaré las carpetas. Me limitaré a meter la mano.
U.R.S.S. _Se le llenará con polvo.
EE.UU. _ Me la lavaré.
U.R.S.S. _¡Está bien! ¡Haga lo que se le dé la gana!
EE.UU. _¿Está enojado?
U.R.S.S. _No estoy enojado. Pero le repito: NO GUARDAMOS BOMBAS EN LOS ARMARIOS DE NUESTRAS OFICINAS.

/Silencio/

EE.UU. _Por favor, compréndame; yo tengo mis instrucciones. Usted también puede buscar bombas en nuestro territorio.
U.R.S.S. _¿En todas partes?
EE.UU. _ En todas partes.
U.R.S.S. _¿Incluso en la residencia presidencial?
EE.UU. _¿Por qué en la residencia presidencial?
U.R.S.S. _ ¿Por qué no?
EE.UU. _ Está resfriado.
U.R.S.S. _ Ese NO es motivo para que NO podamos registrar su casa.
EE.UU. _ Harán mucho ruido
U.R.S.S. _ Caminaremos en puntillas.
EE.UU. _ Aún así. Podrían dejar caer algo, o, Dios no lo permita, desplomarse de una escalera o algo por el estilo.
U.R.S.S. _ Alguien lo sostendrá desde abajo.
EE.UU. _ Aún así. La escalera podría romper una ventana.
U.R.S.S. _Pagaremos los daños.
EE.UU. _ ¿Quién los pagará?
U.R.S.S. _ NOSOTROS.
EE.UU. _ ¿Ustedes? Vaya, si ni siquiera pagan sus deudas de guerra.
U.R.S.S. _ Esto es distinto. Ahora pagaremos.
EE.UU. _ Cuénteselo a su abuela.
U.R.S.S. _ Oiga, si no confían para nada en nosotros, tiremos esta idea al pozo.
EE.UU. _TIRÉMOSLA.

/La tiran/

b u M M M …!

Ephraim Kishon
Efraim Kishon (en hebreo: אפרים קישון)
Nacido como Ferenc Hoffmann en Budapest, Hungría el 23 de agosto de 1924 – fallecido en Appenzell, Suiza, el 29 de enero del 2005
Escritor, Humorista Satírico, Dramaturgo y Cineasta Israelí.

“Cualquiera que sea capaz de leer mis cuentos, los cuentos que yo he escrito, con semblante tan lúgubre…¡NO es judío! ¡Te has disfrazado muy bien, muchacho, pero NO PODRÁS ENGAÑAR MI INSTINTO!
Debo presentar la denuncia a la policía: Un sujeto sospechoso está rondando por la estación y NO se divierte con mis cuentos; por favor, envíen enseguida un patrullero…”

Pd: Enjoy…
Sarah