Archive for the Sin categoría Category

Happy…!

Posted in Sin categoría with tags on 2 mayo, 2014 by Sarah S

Un Muackis A Tooodo Aquel Que Todavía Sigue Pasando Por Aquí.

❤ Sarah

Anuncios

H A L L O W E E N…

Posted in Sin categoría on 1 noviembre, 2010 by Sarah S

Se divirtieron?.También shop lo hice, d hecho es q estoy re re reeee cansada y x culpa d UN ERROR tuve q regresar a la publicación, jaja.
A continuación les dejo una canción q…(seguramente)habrán escuchado mil veces, pero esta night (en lo q a mi respecta)sonó DIFERENTE.
Un Beso, nos veremos PRONTO. Sarah

Smmmuacks!

Curiosamente …

Posted in Sin categoría on 26 octubre, 2010 by Sarah S

Curiosamente...

Curiosamente ayer me emborraché, curiosamente hoy lo vuelvo a hacer… ¿y que?
Dice Víctor Banda en una de sus más conocidas interpretaciones. Este joven cantautor originario de Tijuana y radicado actualmente en Cuernavaca, ha marchado entre la batalla diaria de cantar en autobuses urbanos y presentaciones en bares de playa, hasta convertirse en un reconocido trovador en esa ciudad.

“Curiosamente ayer, curiosamente hoy, me di cuenta que faltabas…
Curiosamente ayer, curiosamente hoy, no te vi en esa parada de autobus.
Y hoy ya NO queda mucho por hacer, ve en lo que me he convertido.
El humo de cigarro y tanto alcohol, son la rutina que sigo.
Mis ojos que hoy ya NO pueden llorar, pero que ayer lo hicieron sin parar, te quieren ver.
Yo soy el que ha llamado pa escuchar, el timbre de tu voz después colgar y llamarte otra vez.
Curiosamente ayer, curiosamente hoy…
La espera ha sido larga, el rojo de tus labios ya NO está y se apaga la esperanza.
Mordiéndome las uñas sin parar, al punto de lastimarme…
Te he escrito mil poemas, la verdad, que nunk voy a entregarte.
Maldigo al color negro que estará cubriendo tus caderas y te hará que te veas fascinante.
El jalarme el cabello es señal de que te extraño tanto y la verdad…me estoy volviendo loca.
Curiosamente ayer me emborraché, curiosamente hoy lo vuelvo a hacer y qué?.Curiosamente ayer te extrañé, curiosamente siempre lo haré, lo sé.
Curiosamente ayer, curiosamente hoy, gracias pared por escucharme.
Yo sé que él nunk imaginará la muerte que me ataca a cada instante…en que NO está.

Pd:Espero q les guste, smuacks.Sarah

Foals-Spanish Sahara

Posted in Sin categoría with tags on 2 octubre, 2010 by Sarah S

Y si hablo d Marcel Duchamp no puedo dejar d lado a Tristan Tzara…

Posted in Sin categoría on 2 septiembre, 2010 by Sarah S

                                                                 Dadaísmo


En poesía el DADAÍSMO abre el campo a la llegada del SURREALISMO,
 y ayuda a crear un lenguaje poético libre y sin límites.
Para entender qué es la estética DADÁ en el mundo de la poesía nada mejor que reconocer los consejos
que Tzara propone para construir un poema DADAÍSTA.
El texto fue extraido de una recopilación de Los Siete Manifiestos Dadá.
"Dadá manifestó sobre el amor débil y el amor amargo", VIII (1924).

"Coja un periódico.
 Coja tijeras.
 Escoja en el periódico un artículo de la longitud que cuenta darle a su poema.
 Recorte el artículo.
 Recorte enseguida , con cuidado, 
 cada una de las palabras que forman el artículo y colóquelas en una bolsa.
 Agítela suavemente.
 Ahora quite, retire cada recorte,
 uno tras otro.
 Copie concienzudamente, en el orden en que hayan salido de la bolsa.
 El poema se parecerá a usted.
 Y usted será un escritor infinitamente original y de una sensibilidad hechizante,
 aunque incomprendido del vulgo".
                                                  Tristan Tzara (d los "Siete Manifiestos Dadá).

Pd: Beijos****
Sarah.

Marcel Duchamp

Posted in Sin categoría on 2 septiembre, 2010 by Sarah S

El deleite estético estaba fuera de sus intenciones y la elección de los objetos se basaba en una reacción de indiferencia visual, con total ausencia de buen o mal gusto.

De hecho una completa ANESTESIA.

Marcel Duchamp

Tu Susurro-Ismael Serrano

Posted in Sin categoría on 22 agosto, 2010 by Sarah S

Disco:Acuérdate d Vivir

Letra: Ismael Serrano
Música:Ismael Serrano

La vida era un simulacro d lo real,
hasta q el viento trajo tu voz a mi habitación.
Inesperada como tormenta en tiempo estival,
como el olor a tierra mojada,llegó tu voz.

Entró un susurro x la ventana,
q estaba abierta d par en par.
Eran días calurosos,
tú gemías, yo tan solo.
Tu suspiro traspasaba la pared.
Quedé inmóvil, hechizado,
creí haberme enamorado.
No t vi yo, sólo t escuché.

Tu susurro atronador inundó mi casa,
y me olvidé d todo.
Yo sólo t escuchaba,
me diste la vuelta a la cabeza como un calcetín.
Petrificado, t imaginé. Tu voz febril
recorrió todos los muebles d la cocina,
hizo temblar la ropa tendida,
y sobre mi frente se fue a posar.

Aquel rumor sonaba a viejo abracadabra,
y removió las pelusas bajo la cama,
abrió mis libros,los cajones, mi corazón.
Mientras el amaba, todo se paró.
Y en la calle volaron todas las palomas.
Se desvanecieron las sombras,
se detuvo toda la ciudad.

Así pasaron lentos los días d aquel verano.
Pasaba el tiempo esperando volver a oír tu voz.
No salía d casa x si llegaba tu canto.
Y entre gemidos cristalizó nuestra relación.
Imaginaba como serías,
mientras yo t escuchaba temblar.
Sólo sé q yo t amaba.
Q tus jadeos me hablaban.
T convertiste en mi obsesión.

Tu susurro atronador, inundó mi casa,
y me olvidé d todo,
yo sólo t escuchaba,
me diste la vuelta a la cabeza como un calcetín.
Petrificado, t imaginé. Tu voz febril
recorrió todos los muebles d la cocina.
Hizo temblar la ropa tendida,
y sobre mi frente se fue a posar.

Aquel rumor sonaba a viejo abracadabra,
y removió las pelusas bajo la cama.
Abrió mis libros, los cajones, mi corazón.
Mientras él amaba, todo se paró.
Y en la calle, volaron todas las palomas,
se desvanecieron las sombras,
se detuvo toda la ciudad.

Y de repente, sin previo aviso no vino mas,
a visitarme d cuando en cuando aquella voz.
Perdido y solo ahora q haré yo sin mi solaz,
en esta celda sin ave q me cante al albor.

Pasaron los días y mi ventana abierta sigue d par en par.
Llueva, nieve o truene, yo t esperaré siempre.
Sé q tus susurros han d regresar.
A veces afino, en el silencio, mis oídos,
y creo escucharte sobre el murmullo d la ciudad.

Tu susurro atronador, inundó mi casa,
y me olvidé d todo, 
yo sólo t escuchaba.
Me diste la vuelta a la cabeza como a un calcetín.
Petrificado, t imaginé.Tu voz febril
recorrió todos los muebles d la cocina,
hizo temblar la ropa tendida,
y sobre mi frente se fue a posar.

Aquel rumor sonaba a viejo abracadabra,
y removió las pelusas bajo la cama.
Abrió mis libros, los cajones y mi corazón.
Mientras él amaba, todo se paró.
Y en la calle volaron todas las palomas,
se desvanecieron las sombras,
se detuvo la ciudad…