Archive for the Versión Teatral Category

Woody…

Posted in Adaptaciones Literarias, Textos, Versión Teatral with tags on 26 agosto, 2011 by Sarah S

Woody Allen
Mi Apología

Título Original: My Apology
Traducción:José Luis Guarner

De todos los hombres célebres que han existido, el que más me habría gustado ser es Sócrates. Y no sólo porque fue un gran pensador, pues a mí también se me reconocen varias intuiciones razonablemente profundas, si bien las mías giran invariablemente en torno a una azafata de la aviación sueca y unas esposas. No, lo que más me atrae de este sabio entre los sabios de Grecia es su valor ante la muerte. No quiso renunciar a sus principios, sino que prefiriódar su vida para demostrarlos.

Personalmente, la idea de morir me asusta, y cualquier ruido inconveniente,tal como el escape de un automóvil, me sobresalta hasta el punto de echarme en los brazos de la persona con la que estoy conversando. Al final, la valerosa muerte de Sócrates confirió a su vida auténtico significado, algo de lo que mi existencia carece totalmente, aunque posea una mínima pertinencia para el Departamento de Impuestos sobre la Renta.
Confieso que muchas veces he querido ponerme en el lugar del insigne filósofo, y en todas ellas me he quedado inmediatamente traspuesto y he tenido el siguiente sueño.

(La escena transcurre en mi celda. Acostumbro a estar sentado y solo,resolviendo algún intrincado problema de pensamiento racional, por ejemplo: ¿Podemos considerar un objeto como una obra de arte si sirve también para limpiar la estufa? En este preciso momento me visitan Agatón y Simmias)

Agatón: Ah, mi buen amigo y viejo sabio, ¿qué tal discurren tus días de confinamiento?

Allen: ¿Qué cabe decir del confinamiento, Agatón? Sólo el cuerpo puede ser sujeto a límites. Mi mente vaga con toda libertad, sin que estas cuatro paredes le pongan trabas. Así que en verdad puedo preguntar, ¿existe el confinamiento?

Agatón: Ya, pero ¿y qué ocurre si quieres dar un paseo?

Allen: Buena observación. No podría.

(Los tres permanecemos inmóviles en actitudes clásicas, casi como en un friso. Finalmente Agatón toma la palabra)

Agatón: Me temo que traigo malas noticias. Te han condenado a muerte.

Allen:Ah,me entristece ser causa de controversia en el senado.

Agatón: De controversia,nada. Unanimidad.

Allen:¿De veras?

Agatón: En la primera votación.

Allen: Vaya. Esperaba un poco más de apoyo.

Simmias:El senado está furioso con tus ideas sobre un Estado Utópico.

Allen:Sospecho que no debí sugerir que eligieran a un filósofo-rey.

Simmias:Sobre todo cuando, carraspeando,te señalabas a ti mismo.

Allen: Aun así no consideraré malvados a mis verdugos.

Agatón: Ni yo tampoco.

Allen: Ejem, sí, bueno…¿qué es el mal sino sencillamente el bien hecho con exceso?

Agatón: ¿Cómo puede ser?

Allen: Míralo de esta manera. Si un hombre entona una bonita canción, resulta grato al oído. Si la canta una y otra vez, te producirá jaqueca.

Agatón:Cierto.

Allen: Y si no cesa nunca de cantar, llegará un momento en que querrás estrangularlo con un calcetín.

Agatón: Muy cierto.

Allen: ¿Cuándo ha de cumplirse la sentencia?

Agatón: ¿Qué hora es ahora?

Allen: ¿¡ Hoy !?

Agatón: Es que necesitan la celda.

Allen: Bien, pues que así sea! Dejemos que me quiten la vida. Que quede escrito que muero antes de renunciar a los principios de la verdad y la libertad de pensamiento. No llores, Agatón.

Agatón: No lloro. Es alergia.

Allen: Para el hombre sabio, la muerte no es un fin sino un principio.

Agatón: ¿Por qué?

Allen: Bueno, deja que lo piense un minuto.

Simmias: Tómate el tiempo que necesites.

Allen: ¿No es cierto, Simmias, que el hombre no existe antes de haber nacido?

Simmias: Muy cierto.

Allen: Ni existe después de haber muerto.

Simmias: Sí, estoy de acuerdo.

Allen: Hmmm…

Simmias: ¿Y bien?

Allen: Espera un momento,caramba. Me siento perplejo. Ya sabes que me dan unicamente cordero para comer y que nunca está bien asado.

Simmias: La mayoría de los hombres contemplan la muerte como el fin de todo. Y en consecuencia la temen.

Allen: La muerte es un estado de no-ser. Lo que no es, no existe. Y sin embargo no existe la muerte. Sólo la verdad existe. La Verdad y la Belleza. Son intercambiables, y también aspectos de sí mismas.
Ejem,¿dijeron en concreto qué proyectos tenían para mí?

Agatón: Cicuta.

Allen: (desconcertado): ¿Cicuta?

Agatón: ¿Recuerdas aquel líquido negro que agujereó tu mesa de mármol?

Allen: ¡No me digas!

Agatón: Una sola cucharada. Aunque te la darán en un cáliz para que no se derrame nada.

Allen: Me pregunto si dolerá.

Agatón: Dijeron que procurases no hacer una escena. Los demás presos se pondrían nerviosos.

Allen:Hmmm…

Agatón:Les contesté que morirías valerosamente antes de renunciar a tus principios.

Allen: Bien, bien…ejem,¿el concepto destierro no se citó nunca en el debate?

Agatón:Desterrar quedó suprimido el añó pasado. Requeriría demasiada burocracia.

Allen: Bueno…claro…(preocupado y distraído pero intentando conservar el dominio de mí mismo) Yo, ejem…así que, ejem…¿y qué más hay de nuevo?

Agatón: Oh, me encontré con Isósceles.Tiene una idea estupenda para un nuevo triángulo.

Allen: Bien…bien…(De pronto abandonó todo fingimiento) Mirá, voy a ser sincero contigo…¡No quiero MORIR! ¡Soy demasiado joven!

Agatón:¡Pero si es tu gran oportunidad de morir por la verdad!

Allen: No me interpretes mal. Yo sólo vivo para la verdad. Por otra parte, tengo un almuerzo en Esparta la semana que viene, y me molestaría faltar. Me toca pagar a mí. Ya sabéis cómo son esos espartanos, enseguida desenvainan la espada.

Simmias: ¿Se ha vuelto un cobarde el más sabio de nuestros filósofos?

Allen: No soy un cobarde, ni tampoco un héroe. Digamos que estoy más o menos por el medio.

Simmias: Un gusano miedoso.

Allen:Ese es aproximadamente el punto exacto.

Agatón: Pero fuiste tú el que demostró que la muerte no existe.

Allen: Un momento, escúchame…claro que he demostrado muchas cosas. Así es como pago el alquiler. Teorías y pequeñas experiencias. Un comentario travieso de vez en cuando. Máximas ocasionales. Es mejor que recoger aceitunas, pero tampoco hay que entusiasmarse.

Agatón: Pero tú demostraste muchas veces que el alma es inmortal.

Allen: ¡Y lo es! Pero sobre papel.
Mira, ese es el gran problema de la filosofía…resulta tan poco funcional en cuanto sales de clase…

Simmias: ¿Y las formas eternas? Dijiste que cada cosa existía siempre y siempre existirá.

Allen: Me refería principalmente a los objetos pesados. Una estatua o algo por el estilo. Con las personas es muy diferente.

Agatón: ¿Y todas tus disertaciones acerca de que la muerte es lo mismo que el sueño?

Allen:Así es,pero la diferencia estriba en que cuando estás muerto y alguien grita:¡Todo el mundo en pie,ya es de día!, cuesta un horror encontrar las zapatillas.

(El verdugo llega con una copa de cicuta. Su rostro se parece mucho al del cómico irlandés Spike Milligan.)

Verdugo: Ah…ya estamos aquí. ¿Quién se ha de beber el veneno?

Agatón: (Señalando hacia mí): Este.

Allen: Caramba, que copa tan grande. ¿No suelta demasiado humo?

Verdugo: Es normal. Hay que bebérsela toda, porque la mayoría de las veces el veneno está en el fondo.

Allen: (por regla general aquí mi comportamiento difiere completamente del de Sócrates y me han advertido ya que suelo gritar en sueños): ¡No…No Beberé! ¡No Quiero Morir! ¡Socorro! ¡No! ¡Por Favor!

(El verdugo me tiende el burbujeante brebaje entre mis abyectas súplicas y todo parece perdido. Entonces el sueño siempre toma un nuevo sesgo, a causa de algún innato instinto de supervivencia, y aparece un mensajero.)

Mensajero: ¡Quietos todos! ¡El senado ha vuelto a votar!
Quedan retiradas las acusaciones contra ti.
Tu valía ha sido finalmente reconocida y está decidido que se te debe rendir un homenaje.

Allen: ¡Por fin! ¡Por fin! ¡Han vuelto a la razón! ¡Soy un hombre libre! ¡Libre! ¡Y me van a homenajear! Deprisa,Agatón y Simmias, preparadme las maletas.
Tengo que irme.
Praxiteles querrá comenzar mi busto cuanto antes.
Pero antes de partir, os brindo una pequeña parábola.

Simmias:Vaya, esto sí que ha sido volver a casaca. ¿Tendrán idea de lo que se trae entre manos?

Allen: Un grupo de hombres habita en una oscura caverna.
No saben que afuera brilla el sol.
La única luz que conocen es el titubeante temblor de las velas que llevan para desplazarse.

Agatón: ¿Y dónde han sacado las velas?

Allen: Bueno, digamos que las tienen y basta.

Agatón: ¿Habitan en una caverna y tienen velas? Suena a falso.

Allen: ¿No podeis aceptar mi palabra?

Agatón: Está bien, está bien, pero vayamos al grano.

Allen: Un buen día, uno de los moradores de la caverna sale y ve el mundo exterior.

Simmias: En toda su claridad.

Allen: Justamente. En toda su claridad.

Agatón: Y cuando intenta contárselo a los demás, no le creen.

Allen: Pues no. No se lo cuenta a los otros.

Agatón: ¿Ah, no?

Allen: No, pone una carnicería, se casa con una bailarina y se muere de hemorragia cerebral a los cuarenta y dos años.

(Me agarran todos y me obligan a ingerir la cicuta. Por regla general aquí me despierto bañado en sudor y sólo una ración de huevos revueltos y salmón ahumado consigue tranquilizarme)


Woody Allen
(Seudónimo de Alan Stewart Konisberg)
1 de diciembre de 1935

En Cómo acabar de una vez por todas con la Cultura. El autor coloca una mirada con humor e ironía a distintos temas de actualidad y ofrece de ellos su propia versión.
Son especialmente graciosos los textos, originariamente publicados en periódicos,referidos a la mafia, la tradición judaica,los regímenes de bajas calorías y las películas de terror.
El psicoanálisis y la filosofía, que son objeto de interés para el famoso director cinematográfico,aparecen planteados con inteligencia en “Dios (Una Comedia)”, cuya escena representa a dos griegos meditabundos en Atenas,discutiendo sobre el ser y la nada, o “Los Ensayos de Juventud” llenos de “pragmática sabiduría”,ambos en Sin Plumas.
“La Amenaza O.V.N.I.”,en Perfiles,ofrece un excelente ejemplo de parodia de los textos de periodismo científico.
hacia el 500 a.C.,

Pd: 🙂
Sarah

Anuncios

Disputas por Señas

Posted in Libros, Versión Teatral with tags on 28 enero, 2011 by Sarah S

Las Disputas por Señas

Una plaza.Al abrirse el telón, aldeanas y aldeanos se divierten, canturrean, bailan. Se escuchan panderetas y flautas.
Entre ellos se abre paso el Presentador.
PRESENTADOR:__Señoras y Señores. Bienvenidos al teatro. (Los aldeanos se acercan y se sientan como espectadores para ver el espectáculo.) Prepárense para presenciar la divertida historia que contóhace muchos años mi amigo Juan Ruiz,acerca de cuando los romanos NO tenían leyes para su gobierno y se les ocurrió ir a pedírselas a los griegos, que sí las tenían.¡Con ustedes, los actores! (Señalando a uno y otro lado imitando al presentador de una pelea de box.)¡Aquí…,los Romanos…! ¡ Y por este otro lado …,los Griegos!
(Entran por la izquierda los romanos y por derecha, los griegos.Se miran como retándose mientras dan saltitos como los boxeadores.)

Griego 1:__¿Para qué quieren tener leyes? (Los griegos se miran entre ellos y se ríen.)
Griego 3:__¿Saben ustedes leer? (Los romanos NIEGAN con la cabeza al unísono.)
Griego 1:__¿Y cómo van a entender las leyes? (Se ríen.)
Romano1:__(Da un paso adelante con cara de pocos amigos). Nosotros queremos tener leyes. Eso de entenderlas, corre por nuestra cuenta.
Griego 1:__Está bien…pero tendrán que demostrarnos que las merecen!
Griego 2:__(Con firmeza.) Eso es.Nos demostrarán que merecen nuestras leyes DISPUTANDO con nuestros SABIOS.
Romanos:__ (Consultan primero entre ellos y dan su respuesta a coro.)Aceptaremos de buen grado. Que vengan vuestros Sabios!
Romano 1:__(Dirigiéndose a los griegos.)Y cómo haremos para entendernos si no sabemos el LENGUAJE de los SABIOS?
Griego 1:__(Con sorna.)Pues…disputarán haciéndose señas.
Romano 2:__(Con aire bravucón.)Eso nos parece bien. Adelante!

Romanos :__(Al público, con gesto de preocupación.) En qué lío nos metimos!

De entre el grupo de romanos se abre paso a los codazos un campesino de aspecto soberbio.

Campesino:__(Se adelanta.)Yo disputaré con los griegos!
Romano 1:__(Al público.) Justo él! (Dirigiéndose al campesino.) Buen hombre, estamos en tus manos.

Los romanos empiezan a vestir al campesino con ropas finas y elegantes como si fuera un doctor en filosofía mientras le dan instrucciones.

Romano 1:__Déjate llevar por lo que Dios te dé a entender!
Romano 2:__Si les ganas,podrás pedirnos lo que quieras.
Romano 3:__Ayúdanos en esta disputa!
Romano 1:__Recuerda: Tendrás lo que QUIERAS!
Campesino:__(Ya está completamente vestido. Sube al estrado y vocifera con aire fanfarrón.) Que vengan todos los GRIEGOS JUNTOS! Vamos a ver QUIÉN SABE MÁS!

El Sabio Griego entra y sube al otro estrado. Con aire sosegado y digno muestra el dedo índice.Luego vuelve a sentarse en su sitio.
Aldeanos y aldeanas mirando al público irán repitiendo las señas que hacen los contrincantes.

Romano 1:__(Al público.) Extraña seña! ¿Qué habrá querido decir?
Campesino:__Ajá! (Se levanta bravucón y con malas pulgas muestra tres dedos en forma de arpón apuntando al Sabio Griego.)

Todos los presentes miran en silencio.
El Sabio Griego se levanta. Tiende hacia el Campesino la palma de la mano.
Luego se sienta con calma.
Campesino:__ Grrr…(Con prepotencia muestra el puño cerrado.)
Sabio Griego:__(Dirigiéndose a todos los griegos.) Este hombre es un Sabio! Los romanos merecen las leyes.

Los griegos y los romanos se empiezan a retirar.

Griego 1:__(Llama aparte al Sabio.) ¿Qué fue lo que le preguntaste?

Sabio Griego:__(Mientras habla va repitiendo las señas que se hicieron con el campesino.)
Yo dije que hay un solo Dios.(Muestra un dedo.)Y el romano dijo que era uno en tres personas e hizo tal seña! (Muestra los tres dedos.)
Griego 2:__(Sorprendido.) Entienden la Santísima Trinidad!
Sabio Griego:__(Sigue explicando con aire doctoral.)Yo dije que todo está bajo la voluntad de Dios. (Muestra la palma de la mano.)Él respondió que en su poder estamos! (Muestra el puño cerrado.)
Griego:__(No salen de su asombro.)Sabia verdad! Merecen nuestras LEYES. (Salen anonadados.)
Romano 1:__(Llama aparte al Campesino.) ¿Se puede saber QUÉ se dijeron?
Campesino:__Pues sí, hombre! El muy sinverguenza me amenazó con un dedo, diciéndome que me quebraría un ojo. Yo le respondí indignado que le iba a quebrar los ojos con estos dos dedos y los dientes con el pulgar.(Hace la seña.)
Romanos:__(Envalentonados.)Bravo! Así se habla! Sigue! Sigue!
Campesino:__(Mostrando la palma de la mano.)El viejo NO se dio por vencido y me dijo que me daría tal palmada en los oídos que me los dejaría vibrando largo tiempo.
Romanos:__Eh! Oh!
Campesino:__Entonces, yo le respondí que le daría tal puñetazo que en toda su vida lo iba a olvidar! Y como vio que la pelea era despareja…Dejó de amenazarme!
Romanos:__(Eufóricos.) Bien hecho! Duro con él! (Salen palmeando al GANDOR.)

Presentador:__Queridos espectadores:ya ven ustedes que a buen entendedor, pocas palabras. O como dijo mi amigo Juan Ruiz:”No hay mala palabra si no es tomada a mal”.
Los aldeanos se retiran cantando y bailando.

T E L Ó N

Evangelina Folino (versión teatral de un fragmento de El Libro de Buen Amor, de Juan Arcipreste de Hita).

***Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, vivió en el siglo XIV. Se cree que murió en 1351.Es autor del Libro de Buen Amor, que contiene fábulas, cuentos, poesías líricas religiosas y profanas, y digresiones didácticas sobre varios temas.En esa obra confluyen las tradiciones grecolatinas, medievales españolas y francesas, con las hispano-árabes y hebrea.A esto se debe que, en el episodio de “La Disputa con Señas”, se mezcle la idea de la Trinidad Cristiana con la cultura Griega Clásica, que fue muy anterior.

Pd: Buen Fin d Semana, com Beijos!
Sarah