Archivo para Cuentos

La Apuesta…

Posted in Cuentos NOVELAS with tags on 18 mayo, 2013 by Sarah S

La Apuesta…

Hace mucho tiempo ya, en un momento cualquiera, en un lugar cualquiera, dos grandes amigos se encontraron. No se puede decir con exactitud cuándo ni dónde, ya que todavía NO existían tiempos ni lugares . No había relojes que supieran limitar las horas ni planetas que pudieran establecer los sitios.
Eran sólo ellos dos y un inmenso e ilimitado universo como escenario.
Si bien es cierto que eran muy amigos (se conocían desde el principio, cualquiera que haya sido), estaban claramente diferenciados por cuestiones …digamos políticas, aunque era mucho más que eso, pero alcanzará para entender.Los hombres siempre quieren darle nombre a todo, se sienten más seguros así , piensan que eliminan la nada si le dan un nombre, piensan que pueden dominar a partir de su nombre, creen que MANEJANDO el NOMBRE MANEJAN la COSA. Es por eso que le dan NOMBRES a TODO, hasta los sentimientos tienen uno, y aunque NO pueden explicarse, el hombre está más tranquilo si puede manejar su nombre, creyendo que el sentimiento aparece y desaparece junto con el nombre.
En fin, nuestros dos amigos en cuestión tenían diferentes formas de vida y que así se entienda. Uno estaba más relacionado con el orden, la tranquilidad , el equilibrio, la armonía; mientras que el otro era más desequilibrado, más impulsivo, más arriesgado , más pasional. Ninguno era superior al otro, eran AMIGOS y entre AMIGOS NO hay SUPERIORES. A ellos NO les importaba quién era el mejor ni el primero, ya que de todas formas, aunque hubieran querido saberlo, nadie podría habérselos explicado.
Muchas veces se habían tratado de explicar cómo había comenzado todo, se juntaban y cada uno exponía la teoría que había elaborado, pero nunca era más que una simple charla de café (ese nombre le daría el HOMBRE a estas charlas).
Después de pasar mucho tiempo (que jamás podrá ser establecido, aunque a ellos NO les importaría hacerlo), se fueron cansando de tanta NADA.
Las charlas se habían vuelto más monótonas , rozando la rutina , pero sé que para muchos hablar de rutina en estos seres merecería algo menos que la hoguera. Tal vez fue esto lo que hizo que en algún momento a uno de ellos , no sé a cuál, (y en el fondo es irrelevante)se le ocurriera hacer una APUESTA, una APUESTA entre AMIGOS,sin más objetivos que la simple DIVERSIÓN.
Una apuesta NO para encontrar GANADORES , sino para que la NADA se POBLARA de ALGO que los alejara de ese montón de pensamientos que atosigaba sus mentes todo el tiempo. Para distraerse, para alejarse de la rutina, para entretenerse con algo que NO fuera ELLOS MISMOS.
La apuesta era simple: debían crear entre los dos un mundo, un lugar cualquiera que se les ocurriera y poblarlo de seres y cosas. Algo así como un laboratorio de ratas, para probar con ellas y divertirse, para ver sus reacciones y sus decisiones dependiendo de las situaciones que, a su antojo, ambos les plantearan. Ganaría el que mayor influencia causara en este mundo creado, aquel que más impusiera su forma de vida entre esas ratas de laboratorio.
No fue simple, debieron crear un espacio y un tiempo limitado, finito; deberían abstraerse de sus propias vidas e inventar nuevas reglas para sus criaturas.
Debieron darles al mundo medianamente entendible y aceptable para que sus cortas vidas no se debatieran entre sombras con preguntas que nunca encontrarían solución.
Crearon días y años,y estrellas para que los indicaran. Les dieron necesidades a sus criaturas para que pasen sus vidas tratando de satisfacerlas y les dejaron la libertad para elegir cómo. Pero a pesar de esa posibilidad de elección fueron marcando pautas para el camino a recorrer, creando paradigmas invisibles y evitando los fantasmas en las cosas más simples.Todo esto para poder evaluar cuál era la forma de vida que con el tiempo fuera a imponerse. Es evidente entonces que la libertad dada a sus ratas NO era más que ficticia, era una ilusión para que crean que comprenden. Ellos marcaron un camino inevitable, y las ratas podían recorrer el camino como quisieran, pero debían recorrer ESE CAMINO y NO OTRO. Incluso fueron dotadas de libertad de pensamiento, pero igualmente ficticio,ya que era una capacidad muy limitada, para que crean que comprenden, pero era sólo lo que ellos les dejaban comprender, las cosas simples, las cosas obvias, las cosas necesarias y NO más que eso.
Se divirtieron mucho viendo que llamaban locas a las que realmente entendían más allá de las limitaciones de los demás, a los que comprendían realmente algo del mundo. Vieron como las encerraban y les dio miedo su creación. Se preguntaban cómo era posible que marginaran a los más sabios, a los que tenían los ojos más abiertos. ¿cómo es tan ciega esa rata que encierra al que puede ver? se preguntaban el uno al otro, pero ambos negaban responsabilidades y terminaban por evitar el asunto. Vieron cómo se asesinaban unas a otras por discusiones de tierras y se sorprendieron de la malicia de sus ratas. Ellos no entendían por qué inventaban territorios si ellos crearon sólo UNO para TODAS, sin necesidad de distribuirlo, porque en él entraban toodas muy bien.Vieron como el más fuerte pisoteaba al más débil para cumplir su objetivo y sintieron asco de lo que habían creado.
Cuando notaron que la rata creaba dioses perfectos y que los amaban sintieron curiosidad y algo de vanidad al verse engrandecidos por sus pequeños seres. Pero fue el espanto lo que los conmovió cuando vieron que se hacían guerras por esos dioses , que en nombre de esos dioses (que vale decir que nunca fueron ellos) se mataban pueblos enteros. ¿En nombre de un dios perfecto y benévolo, creador de todas las cosas se destruyen? se preguntaban y trataban de entender cuál había sido el error de su simple juego.
Entendieron que con su apuesta habían creado ratas para sufrir, aunque ese NO hubiera sido el propósito.Entendieron que la rata NO sirve para ser feliz, que se siente más cómoda cuando es infeliz y puede culpar a alguien de esa infelicidad. Muchas ratas los culpaban a ellos (o mejor dicho a él, porque entendieron que uno era bueno y el otro NO, que el BIEN era causa de uno y el MAL del otro), pero ellos se sabían NO perfectos, sabían que la perfección es una idea utópica, inalcanzable hasta por ellos mismos.
Pero a pesar de NO ser enteramente benévolos como sus criaturas los imaginaban, el mal que padecían los conmovía, los hacía sufrir. Se podría decir que se habían encariñado con sus pequeños seres,un sentimiento semejante al que se tiene por una mascota. Veían su sufrimiento reflejado en su eternidad, veían el sin sentido de las cosas a las que antes ni se lo hubieran buscado. Vieron que a pesar de su papel de creadores NADA podían hacer para MEJORAR al INVENTO, nada podían hacer para que su felicidad fuera más simple, más fácil de conseguir. Y sufrían, sufrían por la impotencia de su quietud, sufrían por la insuficiencia de sus actos. Morían todos los días al ver morir ratas inocentes, y al ver hacerse poderosas a ratas miserables, que de todas maneras , ellos mismos habían creado. Sufrían cuando sus ratas pensaban que había algo más allá de sus vidas, cuando inventaban paraísos que sus dioses NO podían darles, que NO sabían cómo DARLES.¿ Cómo explicarles que son una simple apuesta, sólo un trozo de diversión en la inmensidad de la nada? se preguntaban en silencio sin compartir con el otro la pregunta que flotaba en el espacio.
Decidieron, con el dolor de sus almas, terminar el sufrimiento de sus pequeñas ratas . Prefirieron que perezcan y no que continúen con sus vidas de dolor. Pero al llegar el momento , ninguno pudo realizar la tarea final.
Su obra los superó, los hizo pequeños ante tanto espanto. No podían sacrificarlos si nunca habían pedido nacer, si ellos estaban sólo porque un capricho infantil los trajo de la nada. Fue en ese momento que entendieron que el dolor de sus ratas sería suyo para siempre, que debían existir con eso porque era su responsabilidad, eran sus mascotas, sus inventos. A partir de ese instante y para siempre, dejaron de saber lo que era la felicidad y comenzaron a ser parte de la imperfección de su obra. Sabían que su eternidad no sería jamás la de antes; que su eternidad, desde ahora, sería su condena.

Leno
(seudónimo dl cuentista)

Pd: Un Bso
Sarah

El Vuelo d Ícaro…

Posted in C U E N T O S, Mitos & Leyendas with tags , , , on 30 julio, 2011 by Sarah S

El Vuelo de Ícaro
(Mitología Griega)

Dédalo, el arquitecto ateniense, el hombre más ingenioso de su tiempo, a pedido del rey Minos de Creta diseñó el Laberinto, un edificio incomprensible, una trampa con innumerables corredores que daban vueltas y se retorcían, volviendo sobre sí mismos.
Allí fue encerrado el Minotauro,una temible criatura con cuerpo de humano y cabeza de toro.
Pero luego, Minos y Dédalo se enemistaron. Por eso, el rey NO permitió que el arquitecto ni su hijo Ícaro abandonaran la isla.

Para escapar de Creta, Dédalo aprovechó su espíritu ingenioso:si le cerraban las rutas de la tierra y el mar, quedaban abiertas las de aire.
Volaría sobre las aguas.

Construyó una armazón, colocó sobre ella plumas de ave en fila, ordenadas.
Las ató con hilos de lino, las pegó con cera por la parte inferior y las curvó.Pronto parecieron alas de un pájaro gigante.

Ícaro trabajó con él en la construcción del artefacto.
Cuando terminaron, el padre se ató la armazón al cuerpo y probó las alas. Y habiéndose elevado con éxito, adiestró a su hijo con el par de alas que le había hecho.

-Vuela SIEMPRE a media altura, hijo mío, que si desciendes demasiado, tus plumas rozarán las olas y, al mojarse,te arrastrarán al mar; y si remontas demasiado, el calor del sol podría encenderlas.

Cuando se elevaron, Dédalo iba adelante, moviéndose con habilidad y prudencia;de tanto en tantose daba vuelta,para ver cómo iba Ícaro.

Dejaron atrás islas y costas, hasta que Ícaro se sintió muy seguro.
El vuelo era una sensación maravillosa, de liviandad absoluta.

Un viento por allá que soplaba facilitando el avance; una corriente aquí, y descansaba planeando…
De repente, el chico sintió el impulso de subir más y más…,como un pájaro, de olvidar todo; el sol, el mar,hasta a su padre.

Solo el sereno azul del cielo mediterráneo,un azul único que lo incitaba a perderse, separado,entre los planos de un infinito sin nubes. Y elevó, descuidado de toda consideración,horadando el azul rumbo al sol.

Pero los rayos ardientes reblandecieron la cera que mantenía adherida las plumas.
Antes de que Ícaro perdido en el anhelo de ascender, se diera cuenta,las alas se deshacían;y por más que moviera desesperadamente los brazos NO podían sostenerlo.
El hijo cayó a las aguas y el padre, impotente, NO pudo ayudarlo.
Dicen que, desde entonces, el sitio donde cayó lleva el nombre de Icaria.

F I N

Un Cuento de Eliseo Samuel Monteros

Posted in Libros, Música with tags , , , on 7 diciembre, 2010 by Sarah S

Eliseo Samuel Monteros (escritor argentino)

El Hombre que Pensaba Demasiado

“El Hombre que Pensaba Demasiado”
Eliseo Samuel Monteros

Vivía en Francia, a fines del siglo XVIII,un hombre que pertenecía a la categoría de personas que se caracterizan por su hablar moderado.
No hablaba por hablar y, cuando lo hacia demoraba lo suficiente en responder para dar una buena respuesta.

Este hombre habiendo sido acusado , arrestado y condenado por un crímen de alta gravedad (aunque en realidad era inocente),debía morir decapitado en la guillotina,pero el hombre que debía dar la orden para que se ejecutara la sentencia, había decidido que el acusado pudiera salvarse en el momento supremo con sólo responder “¡Sí!” a la siguiente pregunta:

“¿Se considera INOCENTE?”

Se constituía de esta forma en una serie de Poncio Pilato, ya que en su interior sabía que el acusado era INOCENTE y, además, tenía el poder para EVITAR la injusta muerte.
Llegó el día en el que la sentencia debía ser ejecutada.
Eran cerca de las cinco de la mañana y estaba aún muy oscuro.
El reo fue sacado bruscamente de su oscura celda y conducido al patio de la prisión.
El viento silbaba, rozando como una burla el cuerpo del hombre que iba a morir.
Colocado ya en posición adecuada para ser ejecutado,el hombre que tenía el poder sobre su vida formuló la pregunta que podía salvarlo, gritando desde lo alto:

_Responda por su vida: ¿Se considera INOCENTE?
_Responda en menos de un minuto o…MORIRÁ!
_Los tambores comenzaron a resonar.

Aunque el acusado, no conocía los planes del otro, la forma en que la pregunta había sido expresada, le demostraba claramente que aún podía salvarse.E iba a responder,pero NO pudo evitar, antes que nada,dedicar un tiempo a pensar.
Recorrió en su mente los principales sucesos de su vida y las personas más importantes para él.Los momentos alegres y tristes, sus progenitores, el hermano que sabía que existía pero que nunca había conocido,su mujer, sus hijos, sus escasos logros, sus muchos fracasos.
Luego, cuando había pasado ya medio minuto,comenzó a pensar que debía responder _Por qué, se dijo_Si bien soy inocente de lo que se me acusa, soy también culpable de otros actos;”TODOS LOS HOMBRES SON CULPABLES DE ALGO”.
Y continuó así debatiendo con su propia conciencia, mientras que el sudor corría a través de sus sienes.
Cuando sólo le quedaban ya tres segundos para responder, tuvo una indulgencia consigo mismo y resolvió RESPONDER AFIRMATIVAMENTE.
Levantó un poco su cabeza para mirar a quien le había hablado, mientras tomaba aire para poder hablar a su vez.
Pero no pudo hacerlo.
Era demasiado tarde.
El hombre que dirigía la triste escena pudo dar una orden para que la ejecución se detuviera;pero fue INFLEXIBLE, y transcurrido el minuto,mandó que decapitaran al reo.

El hombre que pensaba demasiado, había pensado demasiado una vez más.
La afilada hoja de metal cayó sobre la parte inferior del instrumento de muerte, y la cabeza del hombre rodó por el piso.

Hay razones para creer que su alma , en cambio, se elevó hasta el cielo.

Eliseo Samuel Monteros

Pd:Manía q adquirí, la d REpostear lo q ya COLGUÉ, en fin…cada loco con su TEEEEMA.

Les dejo MUSIQUITA, jaja.
un Besssso